Descripción del proyecto

¿Puede una chimenea de gas provocar una intoxicación por CO?; La intoxicación por monóxido de carbono puede dañar gravemente los sistemas nervioso y respiratorio humanos, así como el cerebro y el corazón. En ocasiones puede ser incluso mortal, ya que priva al cuerpo de oxígeno, un nutriente vital que es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo.

Este peligroso gas supone un importante riesgo para la salud de los ocupantes de viviendas y edificios comerciales, especialmente durante los inviernos, cuando las chimeneas de gas se utilizan con más frecuencia.

En consecuencia, es esencial saber qué podría exponer a una persona a este gas incoloro, inodoro e insípido.

Causas y síntomas
Sí, las chimeneas de gas son una causa potencial de intoxicación por monóxido de carbono.

Aunque hay muchas fuentes potenciales de dicha exposición, incluyendo ciertos aparatos y dispositivos, vehículos de motor y estufas de leña, las chimeneas de gas son un culpable común.

Como se ha mencionado anteriormente, el dióxido de carbono es un subproducto del proceso de oxidación que se produce en la combustión completa de los combustibles fósiles, que contienen carbono elemental e hidrógeno.

Una chimenea de gas mal mantenida o ventilada puede crear una combustión incompleta, generando monóxido de carbono, y haciendo que este gas tóxico permanezca, poniendo a los que están dentro en riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono.

Varios indicios de intoxicación por monóxido de carbono, ya sea por chimeneas de gas u otras fuentes, incluyen, entre otros:

  • Náuseas
  • Mareos
  • Falta de aliento
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Inconsciencia

Si la exposición es prolongada, las víctimas podrían incluso experimentar:

  • Confusión mental
  • Vómitos
  • Pérdida de la coordinación muscular
  • Pérdida de la conciencia
  • Muerte

Es importante tener en cuenta que la intoxicación por monóxido de carbono puede confundirse a veces con la gripe, ya que ambas pueden compartir síntomas similares, dependiendo de la duración y el tiempo de exposición. Si cree que usted o alguien que conoce ha sufrido una intoxicación por monóxido de carbono, póngase en contacto con un profesional médico inmediatamente.

Si tiene una chimenea de gas en su casa, tenga en cuenta estas precauciones:

síntomas intoxicación por monóxido de carbono

1.- Haga que su chimenea sea inspeccionada cada año

Además de limpiar adecuadamente su chimenea de forma regular, también es fundamental contratar a un inspector con licencia y formación certificada para que evalúe su estado, así como el de su chimenea. De este modo, se identificará y se solucionará cualquier problema que pueda causar daños a usted o a sus seres queridos.

Las obstrucciones, los daños estructurales y las piezas sucias pueden servir para atrapar el monóxido de carbono y aumentar las posibilidades de una fuga. Por lo tanto, su inspector se asegurará de que las rejillas de ventilación no estén bloqueadas, y también comprobará si hay daños, suciedad y otras señales de alarma, como puertas de chimenea rotas y arrancadores obstruidos.

Además del mantenimiento preventivo, hay otras medidas de precaución que puede tomar para protegerse del monóxido de carbono.

2.- Invierta en un detector de humo y monóxido de carbono eficaz

Tener instalados detectores de humo y monóxido de carbono en su casa es otro paso para protegerse de este gas mortal. Un detector no sólo le alertará de la presencia de monóxido de carbono, sino también de la presencia de humo, lo que le protegerá contra los incendios.

Nunca se debe ignorar el pitido de una alarma de monóxido de carbono, aunque indique que la pila o la carga están bajas, ya que ambas cosas pueden provocar un mal funcionamiento del aparato.

Los ejemplos específicos incluyen un pitido o chirrido que se produce cada 30 segundos, lo que podría indicar la presencia de gas o una batería baja. El dispositivo debe ser reemplazado inmediatamente si se presenta cualquiera de los dos.

Los expertos en seguridad contra incendios recomiendan llevar a cabo inspecciones regulares del dispositivo y la sustitución de la batería durante el horario de verano: una vez cuando se adelanta y otra cuando se atrasa.

El proveedor de servicios que suministra el detector de humo y monóxido de carbono también puede proporcionar una supervisión constante de la alarma para alertarle a usted, así como a las autoridades, de la presencia de monóxido de carbono o humo en su hogar.

Con la creciente popularidad de la seguridad doméstica inteligente, muchos proveedores conectarán su monitor de humo y monóxido de carbono directamente al sistema de seguridad, para recibir alertas de la aplicación móvil en tiempo real. De este modo, tendrá la tranquilidad de que sus seres queridos y su propiedad estarán siempre vigilados y protegidos.

3.- No se olvide de su chimenea

Su chimenea debe ser inspeccionada y barrida regularmente para que esté limpia y sin obstrucciones ni daños. Si no se mantiene correctamente, una chimenea obstruida podría provocar la exposición al monóxido de carbono por la acumulación de gases combustibles.

Consulte a un profesional inmediatamente si observa cualquiera de los siguientes problemas: vetas de agua u óxido en su chimenea o conducto de ventilación, paneles del horno faltantes o sueltos, acumulación de hollín, conexiones desconectadas o sueltas en el conducto de ventilación o la chimenea, mampostería de la chimenea suelta y una disminución del agua caliente disponible.

4.- Indicadores de fugas de gas

No nos cansamos de repetirlo: Los hogares, las chimeneas y los detectores de humo y monóxido de carbono deben inspeccionarse con regularidad. También es importante estar atento a otros posibles indicadores de fugas de monóxido de carbono en su casa o lugar de trabajo.

Como por ejemplo: marcas negras de hollín en las cubiertas frontales de las chimeneas de gas; manchas de hollín o amarillas/marrones en las calderas, estufas o fuegos o alrededor de ellos; acumulación de humo en las habitaciones debido a un conducto de humos defectuoso; llamas amarillas en lugar de azules procedentes de los aparatos de gas; y luces piloto que se apagan con frecuencia.

5.- Mantener la vigilancia es la clave

La puesta en práctica de estos consejos puede garantizar que su hogar o negocio reciba el máximo nivel de protección en lo que respecta a la seguridad de la chimenea de gas. También es aconsejable consultar a una empresa de seguridad profesional que pueda proporcionar herramientas y formación para obtener más orientación.

¿Dónde Estudiar un Master en Ingeniería del Fuego y/o Cursos de Especialización y Actualización Profesional?

 

No es probable Extremadamente probable

Si te ha gustado la publicación “¿Puede una Chimenea de Gas provocar una Intoxicación por CO?, te animamos a estudiar un master en ingeniería del fuego y/o la realización de cursos de especialización y actualización profesional.

Inicio » Portfolio » Seguridad » ¿Puede una Chimenea de Gas provocar una Intoxicación por CO?